De promedicoblastos y especulación

Llega junio y, como todos los años, se empiezan a rellenar las preinscripciones universitarias, llegando muchas de ellas con Medicina como primera opción.

Los estudiantes de Medicina nos hemos convertido en la élite del postureo universitario. Cada vez que abro la boca y digo que estudio Medicina, o mis padres lo dicen cuando alguien les pregunta, la reacción es unánime: “Uy, ¡qué complicado” “Madre mía, con lo difícil que es entrar”. Da la sensación de que esto es un título en sí mismo, amén del que te dan al terminar la carrera.

5d9b4e687e2f3aaa3e5801e7e03a2be5.jpg

A algunos les dan un póster así con la matrícula

Cada año la nota de corte ha ido subiendo hasta alcanzar límites absurdos. Sin ir más lejos, en mi Universidad, el curso anterior fue de 12.697 sobre 14, traducido, 9.07. La excelencia que se proclama y se echa en falta muchas veces durante el Grado sí es conditio sine qua non para acceder a éste.

¿De qué se alimenta la nota en Medicina? Una gran parte de personas no vinculadas al mundo de la Medicina suele hablar de escasez de médicos y de una necesidad de mayor oferta de plazas. No obstante, España es el segundo país del mundo con mayor número de Facultades de Medicina por habitante, superando con mucho lo recomendado por la OMS. Y la realidad es que, si bien existen, las salidas profesionales sin el MIR son escasas, convocándose ahora mismo plazas para la mitad de los que optan a una.

A pesar de esto, y haciendo gala de demagogia, numerosas Universidades, tanto públicas como privadas, aspiran a tener a la “joya de las titulaciones” en su oferta (no porque yo lo piense, sino porque es lo que parece), a pesar de las numerosas reiteraciones del Foro de la Profesión Médica para que el aumento de plazas no se lleve a cabo.

Además, tal y como he dicho en otras ocasiones, este aumento en el número de alumnos no se hace de forma congruente con la capacidad formadora de los hospitales, lo que ya ha generado problemas por solapamientos entre Universidades.

De todas formas, la especulación se alimenta también del desastroso sistema, ya que al no existir un distrito único, quien no está seguro de si entrará se inscribe en múltiples Comunidades Autónomas, saliendo innumerables listados a partir de las plazas que quedan vacantes. En algunas Universidades, la diferencia entre el primer llamamiento y el último se salda con casi medio punto de diferencia:

ultimas2015f

Gráfica tomada de CasiMédicos

Igualmente, a pesar de lo racional de la limitación de plazas, va contra la razón pensar que un alumno de notable no esté capacitado para cursar Medicina. Especialmente cuando una parte sustancial de esa nota se obtiene en un 40% del tiro al aire que supone la PAU: un mal examen y estás fuera.

Esto me lleva a plantearme también si estamos juzgando lo importante a la hora de acceder a esta (y a cualquier otra) titulación. ¿Es más importante resolver matrices (las cuales no he utilizado en toda la carrera) que tener habilidades de comunicación social? ¿Sustituye conocer la configuración espacial de una molécula la empatía? Con esto quiero llevar un poco más allá aquello que comentaban hace poco en La Navaja de Hanlon, no fomentamos la empatía dentro de la carrera, pero es que tampoco es un requisito de entrada.

Y es que, en España, hablar de valorar habilidades no estrictamente académicas se puede considerar cuasi sacrílego, ya que, si se pueden desviar varios millones de euros públicos a Suiza, ¿cuánta trampa podría haber con el acceso a las titulaciones? ¿Sería el fomento del enchufismo universitario? Yo misma soy bastante escéptica con este tema, pero, no obstante, considero que ciertas aptitudes deberían de tener cierto peso a la hora de elegir carrera, pero, también me planteo, ¿cuánta gente de sobresaliente pero poco motivada ha entrado en Medicina dejando fuera a personas de notable con gran vocación?

Mucho se ha hablado este mes del fin de la Selectividad y el acceso a la Universidad tal y como lo conocíamos, así como la ausencia de un modelo plenamente definido. A menos de un año, esto es prácticamente una catástrofe, ya que rara vez estos  cambios planteados de manera rápida llegan a buen puerto, pero también es una oportunidad para cambiar las cosas, dar el salto a la piscina y empezar a mirar más allá de lo académico a la hora de ingresar en la Facultad ya que, a fin de cuentas, quien entra no es un número, sino una persona.

Anuncios

Acerca de Elena Armas

Estudiante de 6º Medicina en el Hospital Clínico San Carlos
Esta entrada fue publicada en Docencia, Política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De promedicoblastos y especulación

  1. pilarmanchon dijo:

    Excelente análisis Elena. El problema del número de plazas de medicina es de mala planificación. No puede ser que durante diez años se importaran médicos de otras latitudes mientras aquí quedasen fueran estudiantes de notable con vocación. En el caso de radiología el déficit de especialistas es endémico y hace ya más de dos décadas que se arrastra sí que nadie esté dispuesto a afrontarlo. Por otro lado quedan por desarrollar y potenciar otras profesiones sanitarias que permitan distribuir el potencial vocacional de servicio a los demás. No podemos perdérnoslo.
    En mi blog esta semana también hago una reflexión muy similar a la tuya : https://pilarmanchon.es/2016/07/05/empatia-y-comunicacion-no-se-miden-en-selectividad/
    Mi preocupación es que ese filtro académico y el tipo de formación académica puede acabar condicionando a los profesionales del futuro: excelentes en memorización de conceptos y resolución de exámenes pero quizás con pobres habilidades de comunicación y empatía.
    Saludos,
    Pilar

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s